Los factores de riesgo en la conducción: el sueño y la somnolencia

Ver vídeo

Ver vídeo

El sueño es uno de los factores de riesgo más importantes a la hora de buscar explicación a muchos de los accidentes de tráfico, ya que su aparición, impide completamente el control de cualquier vehículo, al contrario de lo que puede ocurrir con el alcohol o drogas, con las que si se consigue un cierto dominio.Además, no es necesario que el conductor entre en un estado de sueño profundo, ya que la somnolencia por sí sola supone el 30-15% de los siniestros viales al alterar gravemente las capacidades para conducir.

Los accidentes a causa del sueño no se producen únicamente durante la noche, como cabría esperar, si no que también podemos hablar de unas horas críticas durante el día: la madrugada y las primeras horas de la tarde.

EL CICLO VIGILIA-SUEÑO

De todos es conocido que contra el sueño no se puede luchar porque siempre acabará por vencernos. Además, la falta de sueño durante periodos prolongados puede dar lugar a importantes trastornos y cambios de comportamiento que afectan de forma muy relevante a la tara de la conducción.

Por todo ello es importante conocer algunas actuaciones para mitigar los efectos de la somnolencia durante la conducción:

  • La madrugada y las primeras horas de la tarde son periodos propicios para la aparición del sueño, independientemente del número de horas dormidas por la noche.
  • Los entornos viales monótonos también favorecen la somnolencia, sobretodo durante las horas críticas.
  • El número de horas de vigilia acumuladas también favorecen la aparición de la somnolencia, cuanto más tiempo llevemos despiertos, más sentiremos la necesidad de dormir.
  • Las diferencias individuales de cada conductor son también una variable a tener en cuenta, hay personas cuyo nivel de alerta es mayor por las mañanas , mientras que en otras es por la tarde.

EFECTOS DE LA FALTA DE SUEÑO

Efectos de la falta de suño

Efectos de la falta de sueño

  • Incremento del tiempo de reacción, siendo especialmente cuando se circula a velocidades elevadas.
  • Mayor posibilidad de distracciones y reducción del estado de vigilancia, sobretodo en entornos monótonos y con poco tráfico.
  • Déficits en el procesamiento de la información que el conductor debe recoger del entorno que le rodea, alterando además la memoria a corto plazo.
  • Alteraciones motrices: se produce una relajación excesiva de los músculos, dando lugar  a una mayor lentitud y a una menor precisión de las respuestas motoras, tendiendo el conductor a ejecutar movimientos de forma automática y con menor precisión.
  • Aparición de microsueños, de corta duración y en los que el conductor no es consciente.
  • Alteración de las funciones sensoriales, necesitando estímulos más fuertes para que el conductor de respuesta a una situación determinada.
  • Alteraciones en la percepción: se captan peor la señales y, facultades como la percepción de profundidad y del tiempo, también se ven gravemente alteradas, pudiendo producirse, en casos extremos, alucinaciones e ilusiones visuales.
  • Cambios de comportamiento: aparece la agresividad, el nerviosismo, tensión y aumento de conductas arriesgadas, sobretodo cuando se está muy cerca del lugar de destino.

CONDICIONES QUE FAVORECEN LA APARICIÓN DE LA SOMNOLENCIA

  • Ya he comentado que dormir menos horas de las necesarias puede dar lugar a importantes alteraciones del comportamiento y del nivel de alerta. Se considera, que para que el sueño cumpla su función reparadora, son necesarias entre 7-8 horas. También se ha demostrado, que dormir menos de 4 horas, provoca un claro deterioro en tareas como la conducción. Por otro lado, los efectos de la falta de sueño son acumulativos, es decir, dormir una hora menos todos los días dará lugar a un déficit de sueño que puede desembocar en un adormecimiento crónico a largo plazo.
  • El sueño fragmentado: que pasemos un determinado número de horas en la cama, no quiere decir que hayamos descansado bien, tan importante como la cantidad de sueño, es la calidad del mismo. Algunos factores como pueden ser los problemas, ansiedad, alcohol, ruidos, etc. pueden producir una fragmentación del sueño y por lo tanto un incremento de la somnolencia durante el día.
  • Trabajos por turnos: las personas que se ven habitualmente en estas situaciones y que constantemente cambian los ritmos de sueño–vigilia suelen sufrir notables deterioros en su nivel de atención, relacionados con la somnolencia.
  • Ingesta de medicamentos con efectos sedantes, sobre todo ansiolíticos, antihistamínicos, y antidepresivos, todos ellos fármacos que producen un aumento de la somnolencia.
  • Trastornos del sueño: consisten en diferentes conductas o fenómenos fisiológicos anormales que pueden ocurrir durante el sueño y que alteran los mecanismos del ciclo sueño-vigilia.
Trastornos del sueño 1

Trastornos del sueño 1

Trastornos del sueño 2

Trastornos del sueño 2

VARIABLES MODULADORAS DE LOS EFECTOS DEL SUEÑO SOBRE EL CONDUCTOR

Son variables que pueden potenciar los efectos negativos del sueño durante la conducción

  • Variables ambientales: destacan la falta de una oxigenación y aireación adecuada del vehículo, así como el calor excesivo.
  • La fatiga: a mayor fatiga, más sueño y a mayor somnolencia se suele añadir una mayor fatiga.
  • El estado psicofísico: en un conductor que parezca algún problema físico o psicológico, los efectos negativos del sueño se acelerarán, sobre todo en viajes largos.
  • La edad: cuanto mayor es una persona, menos horas de sueño necesita, sin embargo, estas personas de edades avanzadas, tienen mucho menor control sobre el sueño y sobre sus efectos negativos al volante, a esto hay que añadir también, que el uso de medicamentos es mayor entre las personas de más edad, lo que les hace más propensas a sufrir somnolencia al volante.
  • Alcohol, fármacos y otras sustancias: además de los fármacos sedantes, de los que he hablado antes, algunos estimulantes producen un efecto rebote que hace que pasan su acción el sueño sobrevenga de forma intensa y repentina. Por otro lado, el alcohol, como depresor del sistema nervioso, facilitar la aparición del sueño.

CONSEJOS PARA PREVENIR LOS EFECTOS DEL SUEÑO Y SOMNOLENCIA EN LA CONDUCCIÓN

Consejos para prevenir la aparición del sueño

Consejos para prevenir la aparición del sueño

  • Guardar unos hábitos de sueño adecuados
  • Si el sueño aparece, parar en un lugar adecuado y dormir 20-30 minutos
  • Extremar las precauciones durante la conducción nocturna.
  • Las horas más peligrosas son entre las 3 y las 6 de la madrugada.
  • También tenga cuidado después de comer, ya que sus reflejos serán menores.
  • Evitar en lo posible las carreteras que le ocasionen somnolencia y los viajes largos, especialmente cuando se encuentre en períodos de gran tensión, o tras haber realizado un gran esfuerzo físico.
  • No ingerir nada de alcohol, ni consumir medicamentos de efecto relajante o sedante.
  • En los viajes, realizar frecuentes paradas y estire las piernas.
  • No adoptar una postura relajada y sujetar con firmeza el volante.
  • Nunca llevar el coche con temperatura elevada.
  • No hacer comidas copiosas, ni tomar alcohol.
  • Los estimulantes naturales no van a remediar la falta de sueño. Pueden enmascararlo o producir un peligroso efecto rebote.
  • Si trabaja a turnos, respete los horarios destinados a dormir. No iniciar un viaje largo sin haber dormido.
  • La automedicación (sedante-estimulante) para paliar alteraciones del sueño es peligrosa, porque puede enmascarar el proceso causante y provocar efectos secundarios sobre la capacidad de conducir.
  • Si su médico le ha recetado un medicamento para el insomnio, siga sus instrucciones respecto a la conducción de vehículos: evite conducir los primeros días, y en los cambios de tratamiento.

Puedes ver el vídeo aquí

http://www.tuteorica.com

Anuncios

Los factores de riesgo en la conducción: enfermedades y medicamentos

Ver vídeo

Ver vídeo

Bienvenidos a este nuevo post en el que voy a analizar el último vídeo añadido a www.tuteorica.com. Está incluido en la serie “ Los factores de riesgo en la conducción” y, en este caso, analiza cómo afectan las enfermedades y el uso de fármacos sobre la conducción segura.

Todos hemos sufrido a lo largo de nuestra vida alguna enfermedad más o menos grave y hemos tomado algún fármaco para curar dicha dolencia o bien para mitigar su síntomas. Todos podemos reconocer que durante estos estados de enfermedad, nuestras capacidades psicofísicas disminuyen el menor o mayor medida: nos encontramos más cansados, apáticos, con dolor y malestar, etc. Si estos síntomas los sufrimos en casa, pueden resultar molestos, pero cuando necesitamos utilizar nuestro vehículo, ya estamos pasando a un nivel superior, suponiendo entonces, un importante factor de riesgo para la seguridad vial, algo que debemos tener en cuenta y ser muy conscientes de ello.

El uso de medicamentos para combatir estas enfermedades tiene indudablemente un efecto positivo en nuestro organismo, pero también conllevan una serie de efectos secundarios que, en muchos casos, desaconsejan la conducción de vehículos.

En muchas ocasiones, la mayoría de los conductores, se ha visto alguna vez en la situación de tener que manejar un vehículo bajo el doble influjo negativo de una enfermedad y de los fármacos para mitigarla. De esta forma se calcula que el 10% de los conductores europeos han circulado alguna vez en esta situación. Los estudios realizados han arrojado además los siguientes datos:

  • El riesgo de accidentes se multiplica por dos
  • El 17% de los conductores españoles son consumidores de fármacos de manera crónica
  • El uso de fármacos podría explicar el 5% de los accidentes de tráfico y el 10% de los fallecidos en estos siniestros.

Otro de los aspectos negativos de la conducción bajo la influencia de medicamentos, a diferencia del alcohol y drogas, es que no se considera como factor de riesgo por parte de los conductores. No se reconoce que ciertas enfermedades y fármacos pueden alterar de manera significativa las capacidades necesarias para una conducción segura.

LAS ENFERMEDADES COMO FACTOR DE RIESGO EN LA CONDUCCIÓN

La lista de enfermedades que pueden repercutir sobre una conducción segura es muy numerosa, por lo cual, a modo de ejemplo, sólo mencionaré algunas con sus efectos más destacados.

Enfermedades cardiacas

Enfermedades cardiacas

Enfermedades respiratorias

Enfermedades respiratorias

 Enfemedades neurológicas y trastornos mentales

Enfemedades neurológicas y trastornos mentales

La depresión

La depresión

Las alergias

Las alergias

LOS GRUPOS DE FARMACOS

Existen numerosos grupos de fármacos que pueden afectar a la conducción segura.

Grupo de fármacos 1

Grupo de fármacos 1

Tabla de fármacos 2

Tabla de fármacos 2

Tabla de fármacos 3

Tabla de fármacos 3

Tabla de fármacos 4

Tabla de fármacos 4

Tabla de fármacos 5

Tabla de fármacos 5

Tabla de fármacos 6

Tabla de fármacos 6

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE EL EFECTO DE LOS FARMACOS

Los efectos secundarios que pueden producir los fármacos sobre las capacidades para conducir pueden verse modula dos por una serie de factores que los pueden potenciar o inhibir. Estos factores son los siguientes:

  • Polifarmacia: consiste en la prescripción y uso conjunto de varios fármacos, lo cual puede traer como consecuencia un notable deterioro de las capacidades para conducir. Se calcula que un 60% de los consumidores de medicamentos crónicos consumen dos o más medicamentos a la vez, esto se produce sobre todo, en la población de mayor edad.
  • Sensibilidad a los efectos secundarios: de todos es sabido que no todas las personas son igualmente sensibles a los efectos de los medicamentos, hay personas más propensas a padecer estos efectos secundarios, por lo que deben estar más atentas.
  • Combinación con alcohol: este hecho es especialmente importante porque puede producirse una potenciación de los efectos secundarios de los medicamentos, especialmente si se combina el alcohol con depresores del sistema nervioso central, como son los tranquilizantes, ya que se potencian los efectos sedantes de estas sustancias.
  • La automedicación: consiste en el consumo de medicamentos sin supervisión por parte del médico. Tras este hecho se esconde la idea de que se pueden consumir medicamentos libremente sin tener que preocuparse por los peligros para la salud o para la circulación, y por lo tanto, la falta de consciencia de las capacidades afectadas por dichas sustancias.

RECOMENDACIONES SOBRE EL CONSUMO DE FARMACOS

  • Sólo consumir medicamentos recomendados por el especialista.
  • Respetar la dosis recomendada y la forma de administración.
  • No tomar alcohol bajo tratamiento, sobre todo, si se están tomando medicamentos depresores del sistema nervioso central.
  • Leer detenidamente los prospectos para conocer los efectos secundarios.
  • No mezclar distintos medicamentos, a no ser que lo haya prescrito el médico.
  • El café, alcohol u otras drogas pueden alterar la acción o efectos de los medicamentos.
  • Los efectos de los medicamentos pueden variar según diferencias individuales y situacionales.
  • El estado físico y otras circunstancias pueden variar el efecto esperado del fármaco ingerido.
  • El uso continuado de ciertas sustancias farmacológicas puede llegar a crear dependencia.

No se trata, salvo en casos extremos, de renunciar a conducir cuando se está bajo tratamiento farmacológico, sino de tener una actitud responsable, informándose acerca de sus posibles efectos sobre la conducción y de las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de la circulación.

www.tuteorica.com

Manual del conductor principiante: actuación ante un pinchazo

Cambio de rueda en un pinchazo

Educación vial: como cambiar una rueda

El conocido “pinchazo” es una de las averías más frecuentes que podemos sufrir con nuestro vehículo, pero a la vez también, es una de las más fáciles de reparar. A pesar de ésto, puede ser una causa de accidente que en principio es atribuible al factor vehículo, aunque el conductor tiene bastante que decir al respecto, sobretodo si tenemos en cuenta que una de las deficiencias más detectadas en las revisiones periódicas (itv ) es el mal estado de los neumáticos. Y es que los españoles solemos ser un tanto “especiales” en nuestras prioridades, nos gastamos 200 euros en un smartphone nuevo para estar a la última, pero nos duele invertir 100 en neumáticos que nos pueden salvar la vida en más de una ocasión.

Antes de entrar al lío, ¿como sabemos desde el volante que hemos pinchado?. Si se trata de un “reventón” no habrá ninguna duda, escucharemos una fuerte explosión y el coche realizará un giro brusco hacia el lado de la rueda que ha perdido el aire, en estos casos, nunca pegar ni volantazos ni frenazos, ya que agravaríamos la situación, debemos soltar el pie del acelerador y comenzar a frenar con mucha suavidad, a la vez que sujetamos con firmeza el volante si hacer movimientos bruscos. Si se trata de un pinchazo, la cosa es menos dramática, notaremos que la dirección no se mantiene recta y tiende a irse hacia un lado. Además, conforme la rueda vaya perdiendo el gas, notaremos que hay que hacer cada vez más esfuerzo para mover el volante.

Antes de realizar cualquier acción es importante recordar todas las normas de educación vial referentes a la seguridad, tanto a la nuestra como a la del resto de usuarios.

Una vez que sospechamos que hemos pinchado y después de los juramentos de rigor, seguiremos los siguientes pasos:

1-Buscaremos un lugar adecuado para parar sin poner en peligro a los demás conductores ni a nosotros mismos, algo así como un apartadero o similar. Si nos es posible , arrimaremos el coche lo máximo posible a la derecha y encenderemos las luces de emergencia y las de posición si fuera preciso. Debe ser un lugar plano y duro, no parar en un suelo con tierra, sobretodo si ha llovido.

2- Nos colocaremos el chaleco antes de salir del vehículo ( si estamos en una carretera).

tuteorica_chaleco

Educación vial en tuteorica.com: chaleco reflectante

3- Buscaremos los triángulos de preseñalización de peligro ( a saber donde están) y colocaremos uno por delante y otro por detrás a 50 metros mínimo del vehículo y visibles a 100. Estas distancias son importantes para que a los vehículos que se aproximen les de tiempo a tomar las medidas adecuadas. Además, durante la caminata, nos dará tiempo a terminar con los juramentos que habíamos comenzado antes.

triangulos de preseñalización de peligro

Educación vial: señalización del vehículo en una inmovilización por emergencia

4- Una vez de vuelta en el vehículo, sacamos la rueda de repuesto, las llaves para aflojar los tornillos y el “gato” (ya sé que tiene un nombre por lo menos peculiar, es la herramienta que elevará el vehículo). Todo esto lo encontraremos debajo de la esterilla del maletero normalmente.

5- Colocamos todas estas herramientas al lado de la rueda pinchada, para tenerlas a mano.

6- Con la llave, intentamos aflojar los tornillos de la rueda, pero sin llegar a quitarlos. Estarán bastante apretados por lo que se permiten saltos y patadas sobre la llave. Si antes habíamos maldecido mil veces a la rueda pinchada, ahora le toca el turno a los tornillos. Muy importante, una vez que los hemos sacado, dejarlos en un lugar accesible y visible.

7- Insertamos el gato en una pestaña situada por debajo del coche, más o menos a la altura de la puerta delantera. Por si alguien se lo pregunta, el gato no trae instrucciones, es el momento de acordarse del que lo diseñó. Después de probar unas cuantas posiciones, conseguiremos elevar el vehículos hasta que la rueda deje de tener contacto con el suelo.

8- Ahora viene el momento guarrete, no te esfuerces en hacer esto con cuidado para no mancharte porque no lo vas a conseguir, ¡disfruta el momento!. Se trata de quitar los tornillos y sacar la rueda pinchada.

9- Colocamos la rueda nueva alineando bien los orificios de los tornillos.

10- Colocamos un tornillo en cada orificio y los apretemos un poco con la mano. Si no seguiste el paso 6, es decir, dejaste los tornillos desperdigados por el suelo, y sobretodo si es de noche, tendremos un problema, porque seguro seguro que no encontramos alguno.

11-Una vez bien apretados los tornillos con la mano, procedemos a bajar el coche con el gato.

12- Retiramos el gato y procedemos a apretar bien los tornillos con la llave. Es necesario apretarlos con fuerza, saltando encima de la llave incluso. Esto es muy importante si no queremos llegar a casa con solo tres ruedas.

13- Por último guardamos las herramientas y la rueda pinchada, yo recomiendo dejarla en sitio donde se vea bien y moleste, así nos acordaremos enseguida de llevarla a reparar, si la dejamos bien colocadita y guardada, aplicaremos la norma de “ya iré mañana” y me acordaré de ella cuando vuelva pinchar.

Recuerdo que para disminuir la probabilidad de sufrir un pinchazo es fundamental mantener los neumáticos en buen estado y comprobar su presión por lo menos una vez al mes. Otro consejo es practicar el cambio de rueda por lo menos un par de veces, si no, según la ley de Murphy, seguro que nuestro primer pinchazo se produce una noche de lluvia en la que llegamos tarde a algún sitio. Si hemos practicado antes, nos puede costar 15 ó 20 minutos, pero si no lo hemos hecho antes se puede alargar durante 3 ó 4 horas.

 

La epidemia global

descarga

Alfred Barrau, formador víal

El título del artículo no es gratuito. Según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) las previsiones para el año 2030 sitúan los accidentes de tráfico como la 5ª causa de muerte en el mundo, por encima del cáncer de pulmón o de estómago, incluso por encima del temido SIDA.
¿Qué puede hacerse para revertir estas previsiones? Por una parte, los diferentes gobiernos van introduciendo medidas que endurecen las malas prácticas viarias: reformas legislativas, sanciones económicas, etc. La mejora de la red viaria y la aplicación de nuevas tecnologías en la conducción también deberían ayudar a contradecir esos malos augurios.
Pero las acciones más importantes son la educación y la concienciación social. Formar a los nuevos conductores de manera segura, y reciclar a los habituales desde parámetros, ante todo, de seguridad, deben ser las bases para una sociedad que conduzca mejor.
Como formador vial, me siento partícipe del reto lanzado por nuestros gobiernos: reducir la siniestralidad año a año. Como profesor, quiero que mi alumno no sólo apruebe un examen, sino que también sea un conductor seguro y eficaz. Como persona y padre de familia, lógicamente, quiero un mundo mejor.
Vamos a llevarles la contraria a los expertos de la O.M.S.
Entre todos.
Alfred Barrau
Formador Vial
Lleida