Características de un buen educador vial

Hace dos días, me encontraba discutiendo con un amigo sobre temas de educación vial y como aplicarlos a las clases teóricas en la autoescuela, cuando de repente me preguntó:  “ Pero bueno, para ti, ¿qué debe tener una persona para ser un buen formador vial?”. La verdad, es que la pregunta me cogió un poco por sorpresa, pero me vinieron a la mente dos cualidades básicas: por un lado, el dominio de la materia que imparte y, por otro, la capacidad para ponerse delante de un auditorio. La conversación no terminó aquí y llegamos a la conclusión de que las capacidades de un buen formador se podían agrupar en tres categorías:

  • Sociales: colaboración y relación con otras personas (trabajo en grupo, liderazgo, gestión, negociación…).
  • Psicopedagógicas y metodológicas: el Profesor, además de conocer la materia, debe saber aplicar los conocimientos y procedimientos a situaciones concretas, desde la planificación a la evaluación.
  • Conceptuales o teóricas: capacidades cognitivas generales (tratamiento de la información, estrategias…) y conocimientos propios de la profesión (conocimientos sobre las teorías del aprendizaje, psicopedagogía …)

tuteorica

Algunas de las características más importantes que incluiría en estos tres grupos, en mi opinión, serían:

  • Buen nivel cultural
  • Buena expresión verbal
  • Congruencia, honradez y sinceridad
  • Estabilidad en el carácter y humor, firmeza, autocontrol, confianza en sí mismo…
  • Empatía, respeto y amabilidad
  • Tolerancia e inclinación a escuchar a los demás
  • Eficacia y capacidad organizativa
  • Sentido común, intuición, decisión…
  • Creatividad
  • Capacidad comunicativa
  • Capacidad de síntesis y de estructuración de la información
  • Capacidad analítica, para separar los diferentes elementos del todo
  • Uso de la lógica, pero sin rigidez

CONOCIMIENTOS

ACTITUDES

HABILIDADES

  • Preparación pedagógica
  • Especialista en la materia
  • Nivel cultural medio/alto
  • Capacidad para el trabajo en grupo
  • Capacidad de investigación y creatividad
  • Dotes de comunicador
  • Flexibilidad y adaptabilidad
  • Destreza en el manejo de métodos, técnicas y recursos didácticos
  • Capacidad de planificación, gestión y organización

¿Qué otras características crees tú que debe poseer todo educador vial?. Déjanos un comentario para conocer tu opinión.

 

Anuncios

Las infracciones y los delitos contra la seguridad vial

 

0-DIFERENCIAS ENTRE INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS Y DELITO DE TRAFICO

  • Infracciones administrativas:
    • Son menos graves que los delitos
    • Se resuelven vía administrativa
    • Las sanciones consisten en multas y retirada de puntos
  • Delitos
    • Son más graves que las anteriores
    • Se resuelven vía judicial ( existe un juicio )
    • Las sanciones consisten en pena de privación de libertad ( o medidas sustitutivas de la misma) y privación del derecho a conducir.
    • No se aplican sanciones administrativas, excepto la realización del Curso de Sensibilización:
      • Si la pena de privación del derecho a conducir impuesta tiene una duración de hasta 2 años, se deberá realizar el curso de sensibilización necesario para la recuperación del permiso debido a la pérdida de todos los puntos asignados ( 24 horas de duración), pero sin examen final.
      • Si la pena de privación del derecho a conducir impuesta tiene una duración de más de 2 años, se deberá realizar el mismo curso, pero con el examen final.

1-LAS INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS DE TRAFICO

1.1-Concepto

Las infracciones administrativas se pueden definir como aquellas acciones u omisiones típicamente antijurídicas y culpables a las que la ley anudada una sanción administrativa

1.2- Clases

a-Por la materia

  • Infracciones sobre las normas de comportamiento y la señalización: normas generales de comportamiento la circulación y normas sobre la circulación de vehículos (velocidad, prioridad de paso, etcétera).
  • Infracciones sobre el régimen de autorizaciones: se incluyen las referentes a la obtención y titularidad de las autorizaciones (conducción y circulación de vehículos, enseñanza de los conocimientos y técnicas de la conducción, constatación de las aptitudes psicofísicas de los conductores, etc.)
  • Infracciones en materia de publicidad de vehículos a motor.
  • Infracciones por incumplimiento de las condiciones técnicas de los vehículos.
  • Infracciones relativas a las normas de autoescuelas (autorizaciones de apertura y funcionamiento, motorizaciones del personal, etcétera).
  • Infracciones a las normas de aseguramiento obligatorio de los vehículos.

b- Por las modalidades de la acción

  • Infracciones de acción y de omisión.
  • Infracciones de mera actividad y da resultado

c- Por su gravedad

  • Infracciones leves: son aquellas que no se califican como graves o muy graves.
  • Infracciones graves
  • Infracciones muy graves

2- LAS INFRACCIONES LEVES

Son aquellas que no se califican como graves o muy graves.

Se sancionarán con hasta 100 euros de multa, pudiéndose graduar por el organismo sancionador.

Se considerarán infracciones leves:

  • Realizar paradas (de más de dos minutos) en pasos de cebra o zonas de uso exclusivo para minusválidos.
  • Que los ciclistas circulen sin elementos reflectarios o alumbrado homologado.
  • Circular con menores de 12 años situados en los asientos delanteros salvo que se empleen los elementos de seguridad homologados.
  • Circular con menores de 7 años en motocicletas. Se permite circular a los mayores de 7 años siempre que los conductores sean los padres o tutores o persona que éstos hayan autorizado, utilicen casco homologado y su estatura les permita apoyar los pies en los estribos.
  • Utilizar mientras se está conduciendo teléfonos móviles y emisoras de radio salvo que se disponga de un sistema de ‘manos libres’ que no requiera manipulación.
  • Supone igualmente una infracción leve realizar cualquier tipo de señal para alertar a los conductores de la presencia de las autoridades.

3- LAS INFRACCIONES GRAVES

Las infracciones graves se considerarán como tales, cuando no sean constitutivas de delito.

Se sancionarán con multa de 200 euros, y en su caso, retirada de puntos del permiso de conducción.

Las infracciones referentes a no respetar los límites de velocidad, se sancionarán según un baremo específico que veremos posteriormente.

Se consideran faltas graves:

  1. No respetar los límites de velocidad reglamentariamente establecidos, de acuerdo con lo recogido en el Anexo IV.
  2. Circular en un tramo a una velocidad media superior a los límites establecidos reglamentariamente, de acuerdo con lo recogido en el Anexo IV.
  3. Incumplir las disposiciones de esta Ley en materia de prioridad de paso, adelantamientos, cambios de dirección o sentido y marcha atrás, sentido de la circulación, utilización de carriles y arcenes y, en general, toda vulneración de las ordenaciones especiales de tráfico por razones de seguridad o fluidez de la circulación.
  4. Parar o estacionar en el carril bus, en curvas, cambios de rasante, zonas de estacionamiento para uso exclusivo de personas con discapacidad, túneles, pasos inferiores, intersecciones o en cualquier otro lugar peligroso o en el que se obstaculice gravemente la circulación o constituya un riesgo, especialmente para los peatones.
  5. Circular sin hacer uso del alumbrado reglamentario, salvo que el vehículo sea una bicicleta en cuyo caso la infracción tendrá el carácter de leve.
  6. Conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción.
  7. Conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación.
  8. No hacer uso del cinturón de seguridad, sistemas de retención infantil, casco y demás elementos de protección.
  9. Circular con menores de doce años como pasajeros de ciclomotores o motocicletas.
  10. No respetar las señales de los Agentes que regulan la circulación.
  11. No respetar la luz roja de un semáforo.
  12. No respetar la señal de stop o la señal de ceda el paso.
  13. Conducir un vehículo siendo titular de una autorización que carece de validez por no haber cumplido los requisitos administrativos exigidos reglamentariamente en España.
  14. La conducción negligente.
  15. Arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes, o que obstaculicen la libre circulación.
  16. No mantener la distancia de seguridad con el vehículo que le precede.
  17. Circular con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas reglamentariamente establecidas, salvo que pudieran estimarse incluidas en el apartado 5.ll) siguiente, así como las infracciones relativas a las normas que regulan la inspección técnica de vehículos.
  18. Incumplir la obligación de todo conductor de verificar que las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación.
  19. No facilitar al Agente de la autoridad su identidad ni los datos del vehículo solicitados por los afectados en un accidente de circulación, estando implicado en el mismo.
  20. Conducir vehículos con la carga mal acondicionada o con peligro de caída.
  21. Conducir un vehículo teniendo suspendida la autorización administrativa para conducir o prohibida su utilización por el conductor.
  22. Circular con un vehículo cuyo permiso de circulación está suspendido.
  23. La ocupación excesiva del vehículo que suponga aumentar en un 50 % el número de plazas autorizadas, excluida la del conductor.
  24. Incumplir la obligación de impedir que el vehículo sea conducido por quien nunca hubiere obtenido el permiso o la licencia de conducción correspondiente.
  25. Incumplir las normas sobre el régimen de autorización y funcionamiento de los centros de enseñanza y formación y de los centros de reconocimiento de conductores autorizados por el Ministerio del Interior o por los órganos competentes de las Comunidades Autónomas, salvo que pudieran estimarse incluidas en el artículo 65.6.e.
  26. Circular por autopistas o autovías con vehículos que lo tienen prohibido.
  27. No instalar los dispositivos de alerta al conductor en los garajes o aparcamientos en los términos legal y reglamentariamente previstos.
  28. Circular en posición paralela con vehículos que lo tienen prohibido.”

4-LAS INFRACCIONES MUY GRAVES

Las infracciones muy graves se considerarán como tales cuando no sean constitutivas de delito.

Si sancionarán con multa de 500 euros en su caso, con la retirada de puntos del permiso de conducción.

Se consideran faltas muy graves:

  1. No respetar los límites de velocidad reglamentariamente establecidos, de acuerdo con lo recogido en el Anexo IV.
  2. Circular en un tramo a una velocidad media superior a los límites establecidos reglamentariamente, de acuerdo con lo recogido en el Anexo IV.
  3. La conducción por las vías objeto de esta Ley habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las que reglamentariamente se establezcan, y en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y cualquier otra sustancia de efectos análogos.
  4. Incumplir la obligación de todos los conductores de vehículos de someterse a las pruebas que se establezcan para la detección de posibles intoxicaciones de alcohol, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias análogas, y la de los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación.
  5. La conducción temeraria.
  6. La circulación en sentido contrario al establecido.
  7. Participar en competiciones y carreras de vehículos no autorizadas.
  8. Conducir vehículos que tengan instalados inhibidores de radar o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico.
  9. El exceso en más del 50 % en los tiempos de conducción o la minoración en más del 50 % en los tiempos de descanso establecidos en la legislación sobre transporte terrestre.
  10. El incumplimiento por el titular o el arrendatario del vehículo con el que se haya cometido la infracción de la obligación de identificar verazmente al conductor responsable de dicha infracción, cuando sean debidamente requeridos para ello en el plazo establecido.
  11. Conducir un vehículo careciendo de la autorización administrativa correspondiente.
  12. Circular con un vehículo que carezca de la autorización administrativa correspondiente, o que ésta no sea válida por no cumplir los requisitos exigidos reglamentariamente.
  13. Circular con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas que afecten gravemente a la seguridad vial.
  14. Participar o colaborar en la colocación o puesta en funcionamiento de elementos que alteren el normal funcionamiento del uso del tacógrafo o del limitador de velocidad.

5-OTRAS INFRACCIONES

  • Conducir vehículos que lleven instalados inhibidores de radar o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico es una infracción muy grave que se sanciona con 6.000 € y la pérdida de 6 puntos.
  • La instalación de estos mecanismos por un taller se considera una infracción muy grave y se sanciona con una multa de 3.000 a 20.000 €
  • La conducción con tasas de alcohol superiores a las reglamentariamente establecidas, será sancionada con una multa de 500 € y 6 puntos. Cuando el conductor ya hubiera sido sancionado en el año inmediatamente anterior por exceder la tasa de alcohol permitida o cuando circule con una tasa que supere el doble de la permitida la multa será de 1.000 € y 6 puntos.
  • La conducción con presencia en el organismo de drogas será sancionada con multa de 1.000 € y 6 puntos.
  • Infracciones por no identificar al conductor: El importe de la multa se graduará en función del tipo de infracción original:
    • Si la infracción original es leve: el doble de la misma.
    • Si la infracción original es grave: el triple de la misma.
    • Si la infracción original es muy grave: el triple de la misma.

6- RESPONSABILIDAD DE LAS INFRACCIONES

La responsabilidad por las infracciones de tráfico recae directamente en el autor del hecho en que consista la infracción.

No obstante, el propio artículo 69 establece otros supuestos de responsabilidad:

  • El conductor de una motocicleta, de un ciclomotor, de un vehículo de tres o cuatro ruedas no carrozados o de cualquier otro vehículo para el que se exija el uso de casco por conductor y pasajero será responsable por la no utilización del casco de protección por el pasajero, así como por transportar pasajeros que no cuenten con la edad mínima exigida.
  • Asimismo, el conductor del vehículo será responsable por la no utilización de los sistemas de retención infantil, con la excepción prevista en el artículo 11.4 (servicio público a terceros) cuando se trate de conductores profesionales.
  • Cuando la autoría de los hechos cometidos corresponda a un menor de dieciocho años, responderán solidariamente con él sus padres, tutores, acogedores y guardadores legales o de hecho, por este orden, en razón al incumplimiento de la obligación impuesta a éstos que conlleva un deber de prevenir la infracción administrativa que se impute a los menores. La responsabilidad solidaria quedará referida estrictamente a la pecuniaria derivada de la multa impuesta.
  • En los supuestos en que no tenga lugar la detención del vehículo y éste tuviese designado un conductor habitual, la responsabilidad por la infracción recaerá en éste, salvo en el supuesto de que acreditase (no vale una simple identificación) que era otro el conductor o la sustracción del vehículo.
  • En los supuestos en que no tenga lugar la detención del vehículo y éste no tuviese designado un conductor habitual, será responsable el conductor identificado por el titular o el arrendatario a largo plazo, de acuerdo con las obligaciones impuestas en el artículo 9 bis.
  • En las empresas de arrendamiento de vehículos a corto plazo será responsable el arrendatario del vehículo. En caso de que éste manifestara no ser el conductor, o fuese persona jurídica, le corresponderán las obligaciones que para el titular establece el artículo 9 bis (es decir identificar a la persona física conductora en el momento de cometerse la infracción) La misma responsabilidad alcanzará a los titulares de los talleres mecánicos o establecimientos de compraventa de vehículos por las infracciones cometidas con los vehículos mientras se encuentren allí depositados.
  • El titular, o el arrendatario a largo plazo, en el supuesto de que constase en el Registro de Vehículos, será en todo caso responsable de las infracciones relativas a la documentación del vehículo, a los reconocimientos periódicos y a su estado de conservación, cuando las deficiencias afecten a las condiciones de seguridad del vehículo.
  • El titular o el arrendatario, en el supuesto de que constase en el Registro de Vehículos, será responsable de las infracciones por estacionamiento, salvo en los supuestos en que el vehículo tuviese designado un conductor habitual o se indique un conductor responsable del hecho.

7-SANCIONES

7.1- Multas

Las infracciones leves serán sancionadas con multa de hasta 100 euros; las graves con multa de 200 euros; y las muy graves con multa de 500 euros (téngase en cuenta que, mientras en las leves puede ser una cantidad variable hasta 100 € las graves y muy graves tienen un importe fijo) No obstante, las infracciones consistentes en no respetar los límites de velocidad se sancionarán en la cuantía prevista en el Anexo IV de la LSV con importes de 100 a 600 euros. Estos importes pueden ser reducidos en un 50% mediante del pago por el sistema abreviado.

tuteorica.com

Cuadro de sanciones por velocidad tuteorica.com

Sin perjuicio de lo dispuesto anteriormente, en la imposición de sanciones deberá tenerse en cuenta que:

  • La multa por la infracción prevista en el artículo 65.5.j) será el doble de la prevista para la infracción originaria que la motivó, si es infracción leve, y el triple, si es infracción grave o muy grave. El citado artículo se refiere al incumplimiento por el titular o el arrendatario del vehículo con el que se haya cometido la infracción de la obligación de identificar verazmente al conductor responsable de dicha infracción, cuando sean debidamente requeridos para ello en el plazo establecido. Este importe no admite reducción (en estos supuestos no se cita el incumplimiento de identificar del conductor habitual ya que en este caso el responsable es directamente el conductor habitual, salvo que acredite que era otro el conductor)
  • La infracción recogida en el artículo 65.5.h) se sancionará con multa de 6.000 euros. El citado artículo se refiere a conducir vehículos que tengan instalados inhibidores de radar o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico. Este importe no admite reducción.
  • Las infracciones recogidas en el artículo 65.6 se sancionarán con multa de entre 3.000 y 20.000 euros y son las referidas a:
    • Instalar inhibidores de radar en los vehículos o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico. No constituirán infracción los sistemas de aviso que informan de la posición de los sistemas de vigilancia del tráfico.
    • Incumplir las normas sobre el régimen de autorización y funcionamiento de los centros de enseñanza y formación y de los centros de reconocimiento de conductores autorizados por el Ministerio del Interior o por los órganos competentes de las Comunidades Autónomas, que afecten a la cualificación de los profesores o facultativos, al estado de los vehículos utilizados en la enseñanza, o a elementos esenciales que incidan directamente en la seguridad vial.
  • Las infracciones derivadas del incumplimiento de la obligación de asegurar los vehículos a motor se regularán y sancionarán con arreglo a su legislación específica, mediante una multa de 601 a 3005 € (con posible reducción del 50% si se utiliza el procedimiento abreviado) y el posible depósito o precinto del vehículo, mediante el procedimiento sancionador de tráfico y siendo el competente para sancionar el Jefe Provincial de Tráfico o los órganos previstos en las Comunidades Autónomas que tengan transferidas las competencias. Del importe de la sanción se entregará el 50% al Consorcio de Compensación de Seguros (Texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de vehículos a motor art. 3)

La cuantía económica de las multas establecidas en el artículo 67.1 (las de hasta 100, 200 y 500 euros) y en el Anexo IV (cuadro de velocidades) podrá incrementarse en un 30 por ciento, en atención a la gravedad y trascendencia del hecho, los antecedentes del infractor y a su condición de reincidente, el peligro potencial creado para él mismo y para los demás usuarios de la vía y al criterio de proporcionalidad.

Los criterios de graduación establecidos anteriormente serán asimismo de aplicación a las sanciones por las infracciones previstas en el artículo 65.6. Es decir permite el incremento hasta el 30% pero no la reducción.

7.2- La suspensión de las autorizaciones

La Ley 18/2009 ha suprimido la sanción de suspensión del permiso o licencia de conducción por entender que dicha pena va incluida en los efectos derivados de la aplicación del permiso por puntos.

La desaparición de la medida de suspensión de permiso o licencia no impide y no debe confundirse con la SUSPENSIÓN CAUTELAR o la INTERVENCIÓN, ya que en este caso estamos ante medidas de carácter preventivo para evitar un riesgo o peligro (artículo 64 LSV) que se puede adoptar durante los procedimientos de nulidad, lesividad y fundamentalmente en los de pérdida de vigencia cuando se sospecha que se ha perdido alguno de los requisitos necesarios para su obtención.

7.3- La pérdida de puntos

 

Infracciones   Puntos
 1. Conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida:
 A) Valores mg/l aire espirado, más de 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,30 mg/l).  6
 B)Valores mg/l aire aspirado, superior a 0,25 hasta 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,15 hasta 0,30 mg/l)  4
 2. Conducir bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias de efectos análogos.  6
 3. Incumplir la obligación de someterse a las pruebas de detección del grado de alcoholemia, de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias de efectos análogos.  6
 4. Conducir de forma manifiestamente temeraria, circular en sentido contrario al establecido o conducir vehículos en competiciones y carreras no autorizadas.  6
 5. Circular por autopistas o autovías con vehículos con los que esté expresamente prohibido.  4
 6. Sobrepasar en más de un 50 por ciento la velocidad máxima autorizada, siempre que ello suponga superar, al menos , en 30 Kilómetros por hora dicho límite máximo.  6
 7. El exceso en más del 50 por ciento en los tiempos de conducción o la minoración en más del 50 por ciento en los tiempos de descanso establecidos en la legislación sobre transporte terrestre.  6
 8. Conducir un vehículo con una ocupación que suponga aumentar en un 50 por ciento o más el número de plazas autorizadas, excluido el conductor salvo que se trate de autobuses urbanos o interurbanos.  4
 9. Conducir un vehículo con un permiso o licencia que no le habilite para ello.  4
 10. Arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes de circulación.  4
 11. Conducir de forma negligente creando un riesgo cierto y relevante para los otros usuarios de la vía.  4
 12. Exceder los límites de velocidad establecidos:
 A) En más de 40 Km./h salvo que esté incurso en lo indicado en el apartado  4
 B) En más de 30 Km./h hasta 40 Km./h  3
 C) En más de 20 Km./h hasta 30 Km./h  2
 13. Incumplir las disposiciones legales sobre prioridad de paso, y la obligación de detenerse en la señal de stop, y en los semáforos con la luz roja encendida .  4
 14. Incumplir las disposiciones legales sobre adelantamiento poniendo en peligro o entorpeciendo a quienes circulen en sentido contrario y adelantar en lugares o en circunstancias de visibilidad reducida.  4
 15. Adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas.  4
 16. Efectuar el cambio de sentido incumpliendo las disposiciones recogidas en esta Ley y en los términos establecidos reglamentariamente.  3
 17. Realizar la maniobra de marcha atrás en autopistas y autovías.  4
 18. Aumentar la velocidad o efectuar maniobras que impidan o dificulten el adelantamiento por el conductor del vehículo que va a ser adelantado.  4
 19. No respetar las señales de los agentes que regulan la circulación.  4
 20. No mantener la distancia de seguridad con el vehículo que le precede.  4
 21. Conducir utilizando manualmente el teléfono móvil, auriculares o cualquier otro dispositivo incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción en los términos que se determinen reglamentariamente.  3
 22. Parar o estacionar en las curvas, cambios de rasante, túneles, pasos inferiores, intersecciones o cualquier otro lugar peligroso que constituya un riesgo a la circulación o los peatones en los términos que se determinen reglamentariamente.  2
 23. Parar o estacionar en los carriles destinados para el transporte público urbano.  2
 24. Conducir vehículos que tengan instalados mecanismos o sistemas encaminados a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, o que lleven instrumentos con la misma intención, así como la utilización de mecanismos de detección de radares.  6
 25. Circular sin alumbrado cuando sea obligatorio o utilizarlo sin ajustarse a lo establecido reglamentariamente.  2
 26. Conducir sin utilizar el cinturón de seguridad, el casco y demás elementos de protección o dispositivos de seguridad, en los casos y condiciones que se determinen reglamentariamente.  3
 27. Circular con menores de 12 años como pasajeros de motocicletas o ciclomotores con las excepciones que se determinen reglamentariamente.  2

8- EL PROCESO DESDE LA DENUNCIA HASTA LA SANCIÓN

Muchas veces, cuando un agente de tráfico nos hace parar por, por ejemplo, conducir con exceso de velocidad, decimos que “nos han puesto una multa”. Sin embargo, esta es una expresión tan frecuente como errónea, porque la “multa” no la pone el agente sin más y de forma automática, sino una autoridad superior y tras una serie de trámites en los que debe darse audiencia al conductor para que pueda alegar lo que quiera en su defensa.

Todos esos trámites constituyen el procedimiento administrativo sancionador, que comienza por la denuncia de la posible infracción realizada por los agentes de tráfico o por quien corresponda.

Por tanto, lo que el agente realmente está haciendo es formular una mera denuncia, que puede o no dar lugar a sanción, en función de lo que acuerde la autoridad superior a la vista de los hechos denunciados, de las pruebas que existan, y de las alegaciones del propio conductor.

Cualquier persona podrá denunciar los hechos que constituyan una infracción de la Ley de Seguridad Vial, sin embargo, estarán obligados a formular denuncia los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil y los Agentes encargados del servicio de Vigilancia del Tráfico.

Así, si la autoridad detiene nuestro vehículo por la comisión de una infracción, nos hará entrega de un boletín de denuncia en el que deberá constar tanto la identificación del agente y su firma, como la nuestra.

El hecho de que firmemos el boletín no supone nuestra conformidad con los hechos que se reflejen en el mismo, ni limita las posibilidades de recurso contra la infracción. La firma sólo acredita por tanto, la recepción del documento.

Por el contrario, si la autoridad no detiene nuestro vehículo tras la comisión de la infracción, en el boletín de denuncia deberá hacer constar las razones que impidieron su detención. Si no figura esta explicación, la denuncia no es válida.

¿Qué datos debe contener la denuncia?

Para que sea válida la denuncia debe contener los siguientes datos:

  • La identificación del vehículo (matrícula, marca, etc.)
  • Quién es el denunciado.
  • La relación de los hechos, indicando el lugar, la fecha y la hora, el nombre, la profesión y el domicilio del denunciante. Si la denuncia es interpuesta por un agente, su número de identificación.

La notificación de la denuncia

Como norma general, las denuncias se deben notificar en el acto. En caso de que ello no sea posible podrán notificarse por correo electrónico en la dirección facilitada al efecto por la Jefatura de Tráfico (Dirección Electrónica Vial). Si el denunciado no dispone de ella, la notificación se realizará en el domicilio que figure en los Registros de la Dirección General de Tráfico.

Si la notificación se practica en el domicilio del interesado, puede recogerla cualquier persona y si nadie se hace cargo de la misma, constará que se ha intentado y se repetirá el intento de notificación dentro de los tres días siguientes. Si nadie la recibe o el interesado es desconocido en el domicilio, se publicará en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA) que depende de la Dirección General de Tráfico.

Las declaraciones de los agentes tienen valor probatorio respecto de los hechos denunciados y se presumen ciertas.

Para rebatirlas, durante la tramitación del procedimiento, podemos proponer todas las pruebas que consideremos necesarias para mostrar que estas declaraciones no son ciertas, como por ejemplo, solicitar que se nos remita una copia de la fotografía que han realizado los agentes de nuestro coche mal aparcado.

Lamentablemente en vía administrativa es ciertamente difícil destruir la presunción de veracidad de la declaración de los Agentes, por lo que nos veremos en la necesidad de agotar los recursos administrativos para poder acudir al procedimiento judicial contencioso-administrativo.

La Ley de Seguridad Vial contempla dos tipos de procedimiento sancionador: El procedimiento abreviado y el ordinario dependiendo de si se procede o no al pago de la multa impuesta dentro de los 20 días siguientes a su notificación (los días son naturales, esto es, se cuentan los domingos y los festivos).

El procedimiento abreviado

  • Permite beneficiarse de una reducción del 50 % del importe de la multa.
  • Implica la renuncia a presentar alegaciones y si se realizan, se tendrán por no formuladas.
  • Realizado el pago termina automáticamente el procedimiento, sin que sea necesario dictar resolución expresa.
  • El pago pone fin a la vía administrativa con lo que la sanción sólo podrá recurrirse judicialmente ante la jurisdicción contencioso-administrativa, para lo que el interesado dispondrá del plazo de 2 meses a contar desde el día siguiente a aquel en que se realice el pago.
  • La sanción no computará como antecedente en el Registro de Conductores e Infractores, siempre que se trate de infracciones graves que no lleven aparejada pérdida de puntos.

El procedimiento ordinario

  • Una vez notificada la denuncia el interesado tendrá un plazo de 20 días naturales para formular las alegaciones que tenga por conveniente y proponer o aportar las pruebas que estime oportunas.
  • Si no se hubiese producido la detención del vehículo, el titular, el arrendatario a largo plazo o el conductor habitual, en su caso, dispondrán de un plazo de 15 días naturales para identificar al conductor responsable de la infracción contra el que se dirigirá entonces el procedimiento sancionador.
  • El instructor del expediente puede acordar que se practiquen las pruebas que considere para averiguar los hechos y determinar las responsabilidades. Si se deniega la práctica de las pruebas deberá motivarse.
  • Concluida la instrucción del procedimiento, el órgano instructor elevará propuesta de resolución al órgano competente para sancionar, esto es, para que dicte la resolución que proceda.
  • Sólo se dará traslado de la propuesta de resolución al interesado para que pueda formular nuevas alegaciones en el plazo de 15 días naturales, si se hubiesen tenido en cuenta en la resolución otros hechos u otras alegaciones y pruebas diferentes a las aducidas por el interesado. Si el denunciado no formula alegaciones ni abona el importe de la multa en el 15 de quince días naturales siguientes al de la notificación de la denuncia, la propuesta de resolución se convertirá en resolución del procedimiento sancionador. En este caso, la sanción podrá ejecutarse transcurridos 30 días naturales desde la notificación de la denuncia, siempre que se trate de infracciones leves, infracciones que no quiten puntos e infracciones graves y muy graves cuya notificación se efectuase en el acto de la denuncia.
  • La terminación del procedimiento pone fin a la vía administrativa y la sanción se podrá ejecutar a los 30 días naturales.

El organismo competente para sancionar una infracción de tráfico debe hacerlo en un plazo de 3 meses en caso de infracciones leves, de 6 meses en el de graves y muy graves. Estos plazos se cuentan a partir de la fecha en la que se comete la infracción, por lo que puede decirse que las infracciones prescriben a los 3 o a los 6 meses desde su comisión.

Este plazo se interrumpe por cualquier actuación de la administración destinada a averiguar la identidad del infractor o por la notificación de la infracción. El plazo de prescripción se reanudará si el procedimiento se paraliza durante más de 1 mes por causa no imputable al denunciado.

Si la resolución sancionadora no se dicta en el plazo de 1 año desde que se iniciara el procedimiento, caducará y se procederá al archivo de las actuaciones.

Por su parte, el plazo de prescripción de las sanciones consistentes en el pago de una multa será de 4 años y, el de las demás sanciones, de 1 año, que se cuentan desde el día siguiente a que la sanción quedó firme en vía administrativa. La Administración dispondrá de este tiempo para reclamarnos el pago de la multa.

Contra las resoluciones dictadas por los Subdelegados de Gobierno o en quienes éstos hayan delegado la potestad sancionadora, puede interponerse el llamado recurso de alzada en el plazo de un mes ante el Ministro del Interior quien podrá delegar sus competencias para resolver en la Dirección General de Tráfico.

Si la resolución pone fin a la vía administrativa, puede interponerse el denominado recurso de reposición (es potestativo) ante el mismo órgano que dictó la resolución en el plazo de 1 mes o directamente Recurso Contencioso-Administrativo en el plazo de 2 meses. Lo mismo sucede en los casos en los que la resolución es emitida por el Ayuntamiento, concejal o alcalde.

9- MEDIOS DE NOTIFICACION Y PUBLICACION DE SANCIONES

9.1- Dirección Electrónica Vial

La Dirección General de Tráfico asignará además a todo titular de una autorización administrativa de conducción o de circulación de vehículo, y con carácter previo a su obtención, una Dirección Electrónica Vial (DEV) Esta dirección se asignará automáticamente a todas las autorizaciones de que disponga su titular en los Registros de Vehículos y de Conductores.

No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, si el titular de la autorización es una persona física sólo se le asignará una Dirección Electrónica Vial cuando lo solicite voluntariamente.

En la Dirección Electrónica Vial además se practicarán los avisos e incidencias relacionados con las autorizaciones administrativas recogidas en esta Ley.

9.2- Notificación en el domicilio

En el caso de que el denunciado no tuviese Dirección Electrónica Vial, la notificación se efectuará en el domicilio que expresamente hubiese indicado para el procedimiento, y en su defecto, en el domicilio que figure en los Registros de la Dirección General de Tráfico.

Cuando la notificación se practique en el domicilio del interesado, de no hallarse presente éste en el momento de entregarse la notificación, podrá hacerse cargo de la misma cualquier persona que se encuentre en el domicilio y haga constar su identidad.

Si nadie se hiciera cargo de la notificación, se anotará esta circunstancia en el expediente sancionador, junto con el día y la hora en que se intentó, y se practicará de nuevo dentro de los tres días siguientes. Si tampoco fuera posible la entrega, se dará por cumplido el trámite, procediéndose a la publicación en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA).

9.3- Notificaciones en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA)

Las notificaciones que no puedan efectuarse en la Dirección Electrónica Vial o en el domicilio indicado, se practicarán en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA). Transcurrido el período de veinte días naturales desde que la notificación se hubiese publicado en el TESTRA se entenderá que ésta ha sido practicada, dándose por cumplido dicho trámite y continuándose con el procedimiento.

10-LOS DELITOS DE TRAFICO

El hombre como uno de los tres elementos fundamentales (junto con la vía y el vehículo) del fenómeno de la circulación, puede mediante su actuación realizar conductas susceptibles de tipificación penal. De tal modo que nuestro comportamiento como conductor, como viajero en un vehículo o incluso como peatón, puede ser constitutivo de delito o falta. De ahí, la necesidad de que el legislador penal sancione como delito o como falta determinadas actuaciones ligadas a la circulación.

10.1 Cuadro resumen de los delitos contra la seguridad vial y penas

 

DELITO PENA
Art. 379.1 CP: Conducción a velocidad superior a 60 Km/h en vía urbana o en 80 en vía interurbana a la permitida reglamentariamente Prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años
Art. 379.2 CP: Conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas Ídem
Art. 379.2 CP: Conducción con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 mg/l Ídem
Art. 380 CP: Conducción temeraria Prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años
Art. 381 CP: Conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida de los demás Prisión de dos a cinco años, multa de doce a veinticuatro meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un período de seis a diez años Cuando no se hubiere puesto en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, las penas serán de prisión de uno a dos años, multa de seis a doce meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el tiempo previsto en el párrafo anterior
Art. 383 CP: Negativa someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas Prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años
Art. 384, primer párrafo CP: Conducción en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente Prisión de tres a seis meses o multa de doce a veinticuatro meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.
Art. 384, segundo párrafo CP: Conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial Ídem
Art. 384, segundo párrafo CP: Conducción sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción Ídem
Art. 385 CP: Creación de grave riesgo para la circulación Prisión de seis meses a dos años o multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días

10.2-MEDIDAS SUSTITUTIVAS DE PENAS Y SANCIONES

La regulación de estos aspectos viene básicamente recogida en el artículo 88 del Código Penal, el cual indica lo siguiente:

  • Como norma general las penas de prisión que no excedan de 1 año pueden ser sustituidas por multa o por trabajos en beneficio de la comunidad.
  • Excepcionalmente, también pueden sustituirse las penas de prisión que no excedan de 2 años, por multa o por multa y trabajos en beneficio de la comunidad, cuando de las circunstancias del hecho y del culpable se infiera que el cumplimiento de aquéllas habría de frustrar sus fines de prevención y reinserción social.
  • En ningún caso pueden sustituirse penas que ya sean sustitutivas de otras.
  • Como requisito subjetivo, es necesario que el reo no sea habitual. Por otra parte, el Juez o Tribunal también tendrá en consideración las circunstancias personales del reo, la naturaleza del hecho, su conducta y, en particular, el esfuerzo para reparar el daño causado.
  • La sustitución prevista es de un día de prisión por dos cuotas de multa o por una jornada de trabajo.
  • En el supuesto de incumplimiento en todo o en parte de la pena sustitutiva, la pena de prisión inicialmente impuesta se ejecutará descontando, en su caso, la parte de tiempo a que equivalgan las cuotas satisfechas, de acuerdo con la regla de conversión establecida en el apartado precedente.

10.2.1- La pena de multa

La pena de multa está regulada en los artículo 50 y siguientes del Código Penal, y sus características principales son las siguientes:

  • Se impondrá por el sistema de días-multa
  • Su extensión mínima será de 10 días y la máxima de 2 años (personas jurídicas máximo 5 años).
  • La cuota diaria tendrá un mínimo de 2 € y un máximo de 400 € (personas jurídicas min. 30 € y máx. 30.000 €).
  • Si el condenado no satisficiere, voluntariamente o por vía de apremio, la multa impuesta, quedará sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de 1 día de privación de libertad por cada 2 cuotas diarias no satisfechas.

10.2.2- Los trabajos en beneficio de la comunidad

Los trabajos en beneficio de la comunidad, se encuadran dentro de las penas privativas de derechos. Se regulan en el artículo 49 del Código Penal, y sus principales características principales son las siguientes:

  • No podrán imponerse sin el consentimiento del penado, al cual obligan a prestar su cooperación no retribuida en determinadas actividades de utilidad pública, que podrán consistir, en relación con delitos de similar naturaleza al cometido por el penado, en labores de reparación de los daños causados o de apoyo o asistencia a las víctimas, así como en la participación del penado en talleres o programas formativos o de reeducación, laborales, culturales, de educación vial, sexual y otros similares.
  • Su duración diaria no podrá exceder de ocho horas.
  • La ejecución se desarrollará bajo el control del Juez de Vigilancia Penitenciaria, que, a tal efecto, requerirá los informes sobre el desempeño del trabajo a la Administración, entidad pública o asociación de interés general en que se presten los servicios.
  • No atentará a la dignidad del penado.
  • El trabajo en beneficio de la comunidad será facilitado por la Administración, la cual podrá establecer los convenios oportunos a tal fin.
  • Gozará de la protección dispensada a los penados por la legislación penitenciaria en materia de Seguridad Social.
  • No se supeditará al logro de intereses económicos.

Consejos para superar la ansiedad del formador al realizar una clase teórica

Vencer la ansiedad del formador

Vencer la ansiedad del formador

Es habitual y comprensible que, al menos cuando no se está muy acostumbrado a estas situaciones, la persona que debe hablar en público se sienta nerviosa, que experimente ansiedad. Sin embargo, no hay que olvidar que el nerviosismo y la ansiedad son estados internos que, si no se dejan traslucir a través de gestos o actitudes, difícilmente pueden ser percibidos por el grupo al que esa persona se está dirigiendo. Y si nadie nota que el orador está nervioso, nadie se formará una opinión sobre él que no dependa de lo que esté diciendo.

El objetivo, pues, cuando se está nervioso por tener que dirigirse a un grupo no es eliminar la ansiedad (algo realmente difícil), sino controlara, impidiendo que sea visible para los demás. Pensando en este objetivo puede ser de gran utilidad:

  • Ensayar la exposición previamente.
  • Antes de comenzar, respirar hondo y recorrer con la vista toda la clase para localizar aquellas miradas en las que se perciba una cierta empatía: servirán de apoyo en los primeros momentos.
  • Cuidar el lenguaje no verbal, muy especialmente, gestos y expresión facial.
  • Evitar muestras de intranquilidad, como, por ejemplo, juguetear con un bolígrafo.

En resumen, la ansiedad provocada por tener que hablar en público se combate con “preparación, racionalidad y experiencia”.

Es también muy importante manejar bien el tiempo de una exposición. Para ello es de gran utilidad haberla planificado antes, ensayándola reloj en mano.

Los factores de riesgo en la conducción: el sueño y la somnolencia

Ver vídeo

Ver vídeo

El sueño es uno de los factores de riesgo más importantes a la hora de buscar explicación a muchos de los accidentes de tráfico, ya que su aparición, impide completamente el control de cualquier vehículo, al contrario de lo que puede ocurrir con el alcohol o drogas, con las que si se consigue un cierto dominio.Además, no es necesario que el conductor entre en un estado de sueño profundo, ya que la somnolencia por sí sola supone el 30-15% de los siniestros viales al alterar gravemente las capacidades para conducir.

Los accidentes a causa del sueño no se producen únicamente durante la noche, como cabría esperar, si no que también podemos hablar de unas horas críticas durante el día: la madrugada y las primeras horas de la tarde.

EL CICLO VIGILIA-SUEÑO

De todos es conocido que contra el sueño no se puede luchar porque siempre acabará por vencernos. Además, la falta de sueño durante periodos prolongados puede dar lugar a importantes trastornos y cambios de comportamiento que afectan de forma muy relevante a la tara de la conducción.

Por todo ello es importante conocer algunas actuaciones para mitigar los efectos de la somnolencia durante la conducción:

  • La madrugada y las primeras horas de la tarde son periodos propicios para la aparición del sueño, independientemente del número de horas dormidas por la noche.
  • Los entornos viales monótonos también favorecen la somnolencia, sobretodo durante las horas críticas.
  • El número de horas de vigilia acumuladas también favorecen la aparición de la somnolencia, cuanto más tiempo llevemos despiertos, más sentiremos la necesidad de dormir.
  • Las diferencias individuales de cada conductor son también una variable a tener en cuenta, hay personas cuyo nivel de alerta es mayor por las mañanas , mientras que en otras es por la tarde.

EFECTOS DE LA FALTA DE SUEÑO

Efectos de la falta de suño

Efectos de la falta de sueño

  • Incremento del tiempo de reacción, siendo especialmente cuando se circula a velocidades elevadas.
  • Mayor posibilidad de distracciones y reducción del estado de vigilancia, sobretodo en entornos monótonos y con poco tráfico.
  • Déficits en el procesamiento de la información que el conductor debe recoger del entorno que le rodea, alterando además la memoria a corto plazo.
  • Alteraciones motrices: se produce una relajación excesiva de los músculos, dando lugar  a una mayor lentitud y a una menor precisión de las respuestas motoras, tendiendo el conductor a ejecutar movimientos de forma automática y con menor precisión.
  • Aparición de microsueños, de corta duración y en los que el conductor no es consciente.
  • Alteración de las funciones sensoriales, necesitando estímulos más fuertes para que el conductor de respuesta a una situación determinada.
  • Alteraciones en la percepción: se captan peor la señales y, facultades como la percepción de profundidad y del tiempo, también se ven gravemente alteradas, pudiendo producirse, en casos extremos, alucinaciones e ilusiones visuales.
  • Cambios de comportamiento: aparece la agresividad, el nerviosismo, tensión y aumento de conductas arriesgadas, sobretodo cuando se está muy cerca del lugar de destino.

CONDICIONES QUE FAVORECEN LA APARICIÓN DE LA SOMNOLENCIA

  • Ya he comentado que dormir menos horas de las necesarias puede dar lugar a importantes alteraciones del comportamiento y del nivel de alerta. Se considera, que para que el sueño cumpla su función reparadora, son necesarias entre 7-8 horas. También se ha demostrado, que dormir menos de 4 horas, provoca un claro deterioro en tareas como la conducción. Por otro lado, los efectos de la falta de sueño son acumulativos, es decir, dormir una hora menos todos los días dará lugar a un déficit de sueño que puede desembocar en un adormecimiento crónico a largo plazo.
  • El sueño fragmentado: que pasemos un determinado número de horas en la cama, no quiere decir que hayamos descansado bien, tan importante como la cantidad de sueño, es la calidad del mismo. Algunos factores como pueden ser los problemas, ansiedad, alcohol, ruidos, etc. pueden producir una fragmentación del sueño y por lo tanto un incremento de la somnolencia durante el día.
  • Trabajos por turnos: las personas que se ven habitualmente en estas situaciones y que constantemente cambian los ritmos de sueño–vigilia suelen sufrir notables deterioros en su nivel de atención, relacionados con la somnolencia.
  • Ingesta de medicamentos con efectos sedantes, sobre todo ansiolíticos, antihistamínicos, y antidepresivos, todos ellos fármacos que producen un aumento de la somnolencia.
  • Trastornos del sueño: consisten en diferentes conductas o fenómenos fisiológicos anormales que pueden ocurrir durante el sueño y que alteran los mecanismos del ciclo sueño-vigilia.
Trastornos del sueño 1

Trastornos del sueño 1

Trastornos del sueño 2

Trastornos del sueño 2

VARIABLES MODULADORAS DE LOS EFECTOS DEL SUEÑO SOBRE EL CONDUCTOR

Son variables que pueden potenciar los efectos negativos del sueño durante la conducción

  • Variables ambientales: destacan la falta de una oxigenación y aireación adecuada del vehículo, así como el calor excesivo.
  • La fatiga: a mayor fatiga, más sueño y a mayor somnolencia se suele añadir una mayor fatiga.
  • El estado psicofísico: en un conductor que parezca algún problema físico o psicológico, los efectos negativos del sueño se acelerarán, sobre todo en viajes largos.
  • La edad: cuanto mayor es una persona, menos horas de sueño necesita, sin embargo, estas personas de edades avanzadas, tienen mucho menor control sobre el sueño y sobre sus efectos negativos al volante, a esto hay que añadir también, que el uso de medicamentos es mayor entre las personas de más edad, lo que les hace más propensas a sufrir somnolencia al volante.
  • Alcohol, fármacos y otras sustancias: además de los fármacos sedantes, de los que he hablado antes, algunos estimulantes producen un efecto rebote que hace que pasan su acción el sueño sobrevenga de forma intensa y repentina. Por otro lado, el alcohol, como depresor del sistema nervioso, facilitar la aparición del sueño.

CONSEJOS PARA PREVENIR LOS EFECTOS DEL SUEÑO Y SOMNOLENCIA EN LA CONDUCCIÓN

Consejos para prevenir la aparición del sueño

Consejos para prevenir la aparición del sueño

  • Guardar unos hábitos de sueño adecuados
  • Si el sueño aparece, parar en un lugar adecuado y dormir 20-30 minutos
  • Extremar las precauciones durante la conducción nocturna.
  • Las horas más peligrosas son entre las 3 y las 6 de la madrugada.
  • También tenga cuidado después de comer, ya que sus reflejos serán menores.
  • Evitar en lo posible las carreteras que le ocasionen somnolencia y los viajes largos, especialmente cuando se encuentre en períodos de gran tensión, o tras haber realizado un gran esfuerzo físico.
  • No ingerir nada de alcohol, ni consumir medicamentos de efecto relajante o sedante.
  • En los viajes, realizar frecuentes paradas y estire las piernas.
  • No adoptar una postura relajada y sujetar con firmeza el volante.
  • Nunca llevar el coche con temperatura elevada.
  • No hacer comidas copiosas, ni tomar alcohol.
  • Los estimulantes naturales no van a remediar la falta de sueño. Pueden enmascararlo o producir un peligroso efecto rebote.
  • Si trabaja a turnos, respete los horarios destinados a dormir. No iniciar un viaje largo sin haber dormido.
  • La automedicación (sedante-estimulante) para paliar alteraciones del sueño es peligrosa, porque puede enmascarar el proceso causante y provocar efectos secundarios sobre la capacidad de conducir.
  • Si su médico le ha recetado un medicamento para el insomnio, siga sus instrucciones respecto a la conducción de vehículos: evite conducir los primeros días, y en los cambios de tratamiento.

Puedes ver el vídeo aquí

http://www.tuteorica.com

Los factores de riesgo en la conducción: enfermedades y medicamentos

Ver vídeo

Ver vídeo

Bienvenidos a este nuevo post en el que voy a analizar el último vídeo añadido a www.tuteorica.com. Está incluido en la serie “ Los factores de riesgo en la conducción” y, en este caso, analiza cómo afectan las enfermedades y el uso de fármacos sobre la conducción segura.

Todos hemos sufrido a lo largo de nuestra vida alguna enfermedad más o menos grave y hemos tomado algún fármaco para curar dicha dolencia o bien para mitigar su síntomas. Todos podemos reconocer que durante estos estados de enfermedad, nuestras capacidades psicofísicas disminuyen el menor o mayor medida: nos encontramos más cansados, apáticos, con dolor y malestar, etc. Si estos síntomas los sufrimos en casa, pueden resultar molestos, pero cuando necesitamos utilizar nuestro vehículo, ya estamos pasando a un nivel superior, suponiendo entonces, un importante factor de riesgo para la seguridad vial, algo que debemos tener en cuenta y ser muy conscientes de ello.

El uso de medicamentos para combatir estas enfermedades tiene indudablemente un efecto positivo en nuestro organismo, pero también conllevan una serie de efectos secundarios que, en muchos casos, desaconsejan la conducción de vehículos.

En muchas ocasiones, la mayoría de los conductores, se ha visto alguna vez en la situación de tener que manejar un vehículo bajo el doble influjo negativo de una enfermedad y de los fármacos para mitigarla. De esta forma se calcula que el 10% de los conductores europeos han circulado alguna vez en esta situación. Los estudios realizados han arrojado además los siguientes datos:

  • El riesgo de accidentes se multiplica por dos
  • El 17% de los conductores españoles son consumidores de fármacos de manera crónica
  • El uso de fármacos podría explicar el 5% de los accidentes de tráfico y el 10% de los fallecidos en estos siniestros.

Otro de los aspectos negativos de la conducción bajo la influencia de medicamentos, a diferencia del alcohol y drogas, es que no se considera como factor de riesgo por parte de los conductores. No se reconoce que ciertas enfermedades y fármacos pueden alterar de manera significativa las capacidades necesarias para una conducción segura.

LAS ENFERMEDADES COMO FACTOR DE RIESGO EN LA CONDUCCIÓN

La lista de enfermedades que pueden repercutir sobre una conducción segura es muy numerosa, por lo cual, a modo de ejemplo, sólo mencionaré algunas con sus efectos más destacados.

Enfermedades cardiacas

Enfermedades cardiacas

Enfermedades respiratorias

Enfermedades respiratorias

 Enfemedades neurológicas y trastornos mentales

Enfemedades neurológicas y trastornos mentales

La depresión

La depresión

Las alergias

Las alergias

LOS GRUPOS DE FARMACOS

Existen numerosos grupos de fármacos que pueden afectar a la conducción segura.

Grupo de fármacos 1

Grupo de fármacos 1

Tabla de fármacos 2

Tabla de fármacos 2

Tabla de fármacos 3

Tabla de fármacos 3

Tabla de fármacos 4

Tabla de fármacos 4

Tabla de fármacos 5

Tabla de fármacos 5

Tabla de fármacos 6

Tabla de fármacos 6

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE EL EFECTO DE LOS FARMACOS

Los efectos secundarios que pueden producir los fármacos sobre las capacidades para conducir pueden verse modula dos por una serie de factores que los pueden potenciar o inhibir. Estos factores son los siguientes:

  • Polifarmacia: consiste en la prescripción y uso conjunto de varios fármacos, lo cual puede traer como consecuencia un notable deterioro de las capacidades para conducir. Se calcula que un 60% de los consumidores de medicamentos crónicos consumen dos o más medicamentos a la vez, esto se produce sobre todo, en la población de mayor edad.
  • Sensibilidad a los efectos secundarios: de todos es sabido que no todas las personas son igualmente sensibles a los efectos de los medicamentos, hay personas más propensas a padecer estos efectos secundarios, por lo que deben estar más atentas.
  • Combinación con alcohol: este hecho es especialmente importante porque puede producirse una potenciación de los efectos secundarios de los medicamentos, especialmente si se combina el alcohol con depresores del sistema nervioso central, como son los tranquilizantes, ya que se potencian los efectos sedantes de estas sustancias.
  • La automedicación: consiste en el consumo de medicamentos sin supervisión por parte del médico. Tras este hecho se esconde la idea de que se pueden consumir medicamentos libremente sin tener que preocuparse por los peligros para la salud o para la circulación, y por lo tanto, la falta de consciencia de las capacidades afectadas por dichas sustancias.

RECOMENDACIONES SOBRE EL CONSUMO DE FARMACOS

  • Sólo consumir medicamentos recomendados por el especialista.
  • Respetar la dosis recomendada y la forma de administración.
  • No tomar alcohol bajo tratamiento, sobre todo, si se están tomando medicamentos depresores del sistema nervioso central.
  • Leer detenidamente los prospectos para conocer los efectos secundarios.
  • No mezclar distintos medicamentos, a no ser que lo haya prescrito el médico.
  • El café, alcohol u otras drogas pueden alterar la acción o efectos de los medicamentos.
  • Los efectos de los medicamentos pueden variar según diferencias individuales y situacionales.
  • El estado físico y otras circunstancias pueden variar el efecto esperado del fármaco ingerido.
  • El uso continuado de ciertas sustancias farmacológicas puede llegar a crear dependencia.

No se trata, salvo en casos extremos, de renunciar a conducir cuando se está bajo tratamiento farmacológico, sino de tener una actitud responsable, informándose acerca de sus posibles efectos sobre la conducción y de las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de la circulación.

www.tuteorica.com

El papel del formador en la educación vial

El pael del formador www.tuteorica.com

En la actualidad, ya no es operativo concebir al formador como un mero transmisor de conocimientos: hoy en día, el formador es, más bien, alguien que ayude al alumno a adquirir los conocimientos y habilidades que precisa, solucionándole, al tiempo, los problemas que puedan surgir durante su aprendizaje y motivándole a seguir adelante. Se trataría de un “catalizador” cuyo objetivo es ayudar (no sustituir) a los alumnos a descubrir sus posibilidades, fomentando que compartan experiencias y participen buscando nuevas soluciones.

Por otro lado, en un mundo en constante cambio tecnológico, el formador ya no puede ser un mero ejecutor de programas de formación, sino un transformador de diseños según su propia situación y su contexto de funcionamiento.

tuteorica962545

Esta concepción ” enriquecida” del formador lleva, inevitablemente, a una nueva definición de su papel, una definición en la que se pueden distinguir dos facetas: una interna y otra externa.

Hablando de la primera, se puede describir un patrón de formador que integra conocimientos, habilidades o actitudes como:

-Conocimiento del entorno

-Capacidad de reflexión sobre la práctica

-Actitud autocrítica y evaluación profesional

-Capacidad de adaptación a los cambios

-Tolerancia a la incertidumbre, al riesgo y la inseguridad

-Capacidad de iniciativa y toma de decisiones

-Autonomía para intervenir

-Trabajo en equipo

-Voluntad de auto perfeccionamiento

-Compromiso ético profesional

Ya haciendo referencia a la faceta externa, se pueden mencionar una serie de elementos que, en un momento u otro, hacen su aparición en el trabajo actual del formador:

-Necesidad de cambio, tanto de actitudes como de conocimientos

-Aplicación práctica de la investigación, orientada a la mejora y la innovación

-Trabajo en equipo, con el desarrollo de nuevas destrezas sociales

-Relación con otros protagonistas de la formación

-Aparición de nuevos medios didácticos, gracias al uso de la tecnología

-Necesidad de reflexión sobre el trabajo realizado

En definitiva, el formador actual debe ser un “mediador” que ayude al alumno a adquirir los conocimientos y habilidades, a solucionar problemas y a mantener alta su motivación.