Las habilidades comunicativas del educador vial (2): El uso de la voz

El uso de la voz

En el post anterior (“Como empezar una clase”) se comentó que la importancia de la comunicación en el proceso de formación radica en lo que se dice y, casi más, en como se dice. Una de las herramientas de las que dispone el formador vial para conseguir este objetivo es el uso de su propia voz, ya que, mediante ella, se pueden traducir sentimientos y emociones, más por el timbre y el acento, que por el contenido de las propias palabras. Se pueden utilizar técnicas como:

  • Rapidez: lo más aconsejable es hablar más despacio de lo que se haría normalmente, pero puede resultar efectivo variar el ritmo de la elocución para que los alumnos no se distraigan. Una buena guía para estos cambios, sería el lenguaje no verbal del auditorio.
  • Elocución: acentuar exageradamente las sílabas puede resultar un buen recurso para llamar la atención sobre los alumnos o sobre un concepto.
  • Pronunciación: es importante, al pronunciar, tener cuidado con los acentos tónicos, en caso de tener que utilizar palabras difíciles, lo mejor es repetirlas antes varias veces.
  • Modulación: es necesario que, a lo largo de la clase, el tono y el timbre de voz vayan cambiando para expresar, alternativamente, entusiasmo, dinamismo, énfasis, empatía …
  • Articulación: es muy importante vocalizar bien todas las palabras, sin, por ejemplo, comerse el final de las mismas.
  • Proyección: es aconsejable hablar más fuerte de lo normal, sin excederse, proyectando la voz hacia el fondo de la sala.
  • Pausas: es importante realizarlas cuando vamos a cambiar de tema o cuando nos interesa que el alumno reflexione unos instantes. No conviene abusar de ellas ni que sean excesivamente prolongadas, ya que podrían romper el dinamismo de la clase.

Estas son algunas técnicas, para el uso de la voz, durante las clases que nos pueden ayudar a mejorar el proceso comunicativo con nuestros alumnos. Seguro que vosotros conocéis alguna otra que podéis comentar o añadir.

Anuncios

Las habilidades comunicativas del educador vial (1): como empezar una clase.

Como empezar una clase www.tuteorica.com

Como empezar una clase

En todo proceso de formación, la comunicación constituye una habilidad esencial, no tanto por lo que se dice, sino como se dice. De nada servirá que el Profesor posea muchos conocimientos si los a alumnos no los comprenden ni se interesan por ellos y, en consecuencia, no aprenden.

Debido a que una gran parte de la formación se basa en el método expositivo, es fundamental que el formador cuente con habilidades de comunicación, entre las que se encuentra conocer cómo se debe empezar una clase.

Algunos consejos para comenzar con buen pie una clase serían:

  • Ocupar tranquilamente su lugar adecuado, colocando el material que necesite.
  • Relajar los músculos y respirar hondo.
  • Sonreír para crear un clima amistoso y de confianza.
  • No comenzar hasta que haya silencio total en la sala.
  • Comenzar hablando despacio, para que los oyentes se acostumbren a la voz del formador, luego se puede seguir hablando con el ritmo normal.
  • Si uno se equivoca o, por ejemplo, tose, no hay que darle mayor importancia y continuar.
  • Y sobre todo, nunca olvidar que el Profesor siempre está mejor preparado para esa clase que los alumnos.

Características de un buen educador vial

Hace dos días, me encontraba discutiendo con un amigo sobre temas de educación vial y como aplicarlos a las clases teóricas en la autoescuela, cuando de repente me preguntó:  “ Pero bueno, para ti, ¿qué debe tener una persona para ser un buen formador vial?”. La verdad, es que la pregunta me cogió un poco por sorpresa, pero me vinieron a la mente dos cualidades básicas: por un lado, el dominio de la materia que imparte y, por otro, la capacidad para ponerse delante de un auditorio. La conversación no terminó aquí y llegamos a la conclusión de que las capacidades de un buen formador se podían agrupar en tres categorías:

  • Sociales: colaboración y relación con otras personas (trabajo en grupo, liderazgo, gestión, negociación…).
  • Psicopedagógicas y metodológicas: el Profesor, además de conocer la materia, debe saber aplicar los conocimientos y procedimientos a situaciones concretas, desde la planificación a la evaluación.
  • Conceptuales o teóricas: capacidades cognitivas generales (tratamiento de la información, estrategias…) y conocimientos propios de la profesión (conocimientos sobre las teorías del aprendizaje, psicopedagogía …)

tuteorica

Algunas de las características más importantes que incluiría en estos tres grupos, en mi opinión, serían:

  • Buen nivel cultural
  • Buena expresión verbal
  • Congruencia, honradez y sinceridad
  • Estabilidad en el carácter y humor, firmeza, autocontrol, confianza en sí mismo…
  • Empatía, respeto y amabilidad
  • Tolerancia e inclinación a escuchar a los demás
  • Eficacia y capacidad organizativa
  • Sentido común, intuición, decisión…
  • Creatividad
  • Capacidad comunicativa
  • Capacidad de síntesis y de estructuración de la información
  • Capacidad analítica, para separar los diferentes elementos del todo
  • Uso de la lógica, pero sin rigidez

CONOCIMIENTOS

ACTITUDES

HABILIDADES

  • Preparación pedagógica
  • Especialista en la materia
  • Nivel cultural medio/alto
  • Capacidad para el trabajo en grupo
  • Capacidad de investigación y creatividad
  • Dotes de comunicador
  • Flexibilidad y adaptabilidad
  • Destreza en el manejo de métodos, técnicas y recursos didácticos
  • Capacidad de planificación, gestión y organización

¿Qué otras características crees tú que debe poseer todo educador vial?. Déjanos un comentario para conocer tu opinión.

 

Consejos para superar la ansiedad del formador al realizar una clase teórica

Vencer la ansiedad del formador

Vencer la ansiedad del formador

Es habitual y comprensible que, al menos cuando no se está muy acostumbrado a estas situaciones, la persona que debe hablar en público se sienta nerviosa, que experimente ansiedad. Sin embargo, no hay que olvidar que el nerviosismo y la ansiedad son estados internos que, si no se dejan traslucir a través de gestos o actitudes, difícilmente pueden ser percibidos por el grupo al que esa persona se está dirigiendo. Y si nadie nota que el orador está nervioso, nadie se formará una opinión sobre él que no dependa de lo que esté diciendo.

El objetivo, pues, cuando se está nervioso por tener que dirigirse a un grupo no es eliminar la ansiedad (algo realmente difícil), sino controlara, impidiendo que sea visible para los demás. Pensando en este objetivo puede ser de gran utilidad:

  • Ensayar la exposición previamente.
  • Antes de comenzar, respirar hondo y recorrer con la vista toda la clase para localizar aquellas miradas en las que se perciba una cierta empatía: servirán de apoyo en los primeros momentos.
  • Cuidar el lenguaje no verbal, muy especialmente, gestos y expresión facial.
  • Evitar muestras de intranquilidad, como, por ejemplo, juguetear con un bolígrafo.

En resumen, la ansiedad provocada por tener que hablar en público se combate con “preparación, racionalidad y experiencia”.

Es también muy importante manejar bien el tiempo de una exposición. Para ello es de gran utilidad haberla planificado antes, ensayándola reloj en mano.

El papel del formador en la educación vial

El pael del formador www.tuteorica.com

En la actualidad, ya no es operativo concebir al formador como un mero transmisor de conocimientos: hoy en día, el formador es, más bien, alguien que ayude al alumno a adquirir los conocimientos y habilidades que precisa, solucionándole, al tiempo, los problemas que puedan surgir durante su aprendizaje y motivándole a seguir adelante. Se trataría de un “catalizador” cuyo objetivo es ayudar (no sustituir) a los alumnos a descubrir sus posibilidades, fomentando que compartan experiencias y participen buscando nuevas soluciones.

Por otro lado, en un mundo en constante cambio tecnológico, el formador ya no puede ser un mero ejecutor de programas de formación, sino un transformador de diseños según su propia situación y su contexto de funcionamiento.

tuteorica962545

Esta concepción ” enriquecida” del formador lleva, inevitablemente, a una nueva definición de su papel, una definición en la que se pueden distinguir dos facetas: una interna y otra externa.

Hablando de la primera, se puede describir un patrón de formador que integra conocimientos, habilidades o actitudes como:

-Conocimiento del entorno

-Capacidad de reflexión sobre la práctica

-Actitud autocrítica y evaluación profesional

-Capacidad de adaptación a los cambios

-Tolerancia a la incertidumbre, al riesgo y la inseguridad

-Capacidad de iniciativa y toma de decisiones

-Autonomía para intervenir

-Trabajo en equipo

-Voluntad de auto perfeccionamiento

-Compromiso ético profesional

Ya haciendo referencia a la faceta externa, se pueden mencionar una serie de elementos que, en un momento u otro, hacen su aparición en el trabajo actual del formador:

-Necesidad de cambio, tanto de actitudes como de conocimientos

-Aplicación práctica de la investigación, orientada a la mejora y la innovación

-Trabajo en equipo, con el desarrollo de nuevas destrezas sociales

-Relación con otros protagonistas de la formación

-Aparición de nuevos medios didácticos, gracias al uso de la tecnología

-Necesidad de reflexión sobre el trabajo realizado

En definitiva, el formador actual debe ser un “mediador” que ayude al alumno a adquirir los conocimientos y habilidades, a solucionar problemas y a mantener alta su motivación.

Condiciones necesarias para el desarrollo satisfactorio del proceso de aprendizaje de la conducción

Factores que favorecen el aprendizaje de la conducción

Factores que favorecen el aprendizaje de la conducción

Antes de comenzar, en cualquier proceso de enseñanza de la conducción, es necesario conocer y tener en cuenta una serie de factores que pueden faborecer dicho proceso y que por lo tanto, es muy recomendable aplicar.Entre ellos podemos hablar de:

  •  -La predisposición o motivación hacia el aprendizaje
  •  -Las indicaciones dentro del vehículo
  •  -El conocimiento de los resultados
  •  -Las recompensas y refuerzos
  •  -Gestión de errores
  •  -La evaluación continua

1-PREDISPOSICION AL APRENDIZAJE

Para que todo proceso de aprendizaje se lleve a cabo de forma satisfactoria es fundamental, que el alumno posea una predisposición positiva inicial ante dicho aprendizaje, es decir, que el alumno este la motivación ante las nuevas tareas que va a realizar. De igual manera, es importante que no se encuentre en situaciones que puedan frenar o dificultar dichos procesos, como por ejemplo, que se encuentre cansado, fatigado, agobiado por problemas, etcétera.

Además de esta motivación inicial, también es necesario que reúna unas condiciones psicofísicas del conductor, así como unas capacidades adquiridas.

Es misión del Profesor, no sólo que el alumno aprenda a conducir, si no que lo haga con seguridad, mostrando un auténtico interés por el respeto de las normas y la seguridad, no sólo la suya propia sino también la de los demás.

2-INFORMACIONES QUE DEBEN DARSE DENTRO DEL VEHÍCULO

Todos conocemos la complejidad que conlleva la tarea de conducir, por eso resultan fundamentales las indicaciones que el Profesor vaya dando al alumno en el interior del vehículo. Estas explicaciones deben ser específicas y no generales, de forma que el alumno pueda comprenderlas y asimilarlas inmediatamente. Es por esto que se hace necesario que las tareas sean fragmentadas de forma que revelen las unidades de conducta.

Una tarea básica del Profesor, será analizar la actividad de conducir y descomponer todas las tareas complejas en operaciones simples y fundamentales, de forma que el alumno comience por operaciones sencillas y poco a poco vaya progresando hacia otras más complejas cuando ya haya integrado y dominado las primeras.

3-EJERCICIOS REPETITIVOS Y CONOCIMIENTO DE LOS RESULTADOS

Para la realización y aprendizaje de cualquier habilidad motriz son necesarios, en un principio, los ejercicios repetitivos, de esta forma, el alumno mejora la precisión, velocidad y calidad de las destrezas. Como en cualquier deporte, se hace necesario “entrenar” estos movimientos básicos para realizarlos de forma precisa y automatizada, de forma que no requieran un exceso de energía o atención que será necesaria para otras tareas más complejas.

De todas formas, la simple realización y repetición de determinadas tareas no garantiza la adquisición de dichas habilidades, es necesario que el alumno conozca los resultados de estos ejercicios. Por esto es fundamental que el Profesor explique tanto los objetivos que se pretenden alcanzar como los resultados que se van produciendo, de esta forma el alumno puede comparar entre sus sensaciones y los resultados que va realizando, pudiendo de esta forma realizar los ajustes que sean necesarios para perfeccionar estas habilidades motrices.

4-LOS REFUERZOS Y RECOMPENSAS

Una vez que el alumno adquiere y aprende una habilidad o conducta, es necesario que ésta se consolide y se mantenga a través del tiempo. Para conseguir este objetivo, se hace necesario el uso de estrategias como incluir recompensas y refuerzos. Toda conducta que es seguida de una recompensa o refuerzo es más fácil que tienda a consolidarse ya que aumenta la autoestima y motivación del alumno, puede bastar con un reconocimiento del Profesor. De esta forma, éste, debe planificar situaciones que el alumno pueda resolver con éxito y que le hagan sentir que realiza progresos, de esta forma se fortalecen los aprendizajes conseguidos y se facilitan los nuevos.

5-LA GESTIÓN DE LOS ERRORES

La importancia de los errores

La importancia de los errores

Es fundamental que el alumno sea consciente que en todo proceso de aprendizaje se producen errores, es más, son totalmente necesarios. Lo realmente importante es que el futuro conductor conozca las consecuencias de los mismos y aprenda a desarrollar estrategias para corregirlos. En ocasiones se hace necesario, no sólo explicar estas consecuencias, si no experimentarlas, creando situaciones que no impliquen riesgos para que el alumno perciba el posible peligro y de esta forma poder evitarlo. Es fundamental ser capaz de identificar y valorar los posibles riesgos.

A pesar del Valor pedagógico que pueda tener el error, es necesario no abusar de él pues puede influir negativamente en la autoestima y motivación del alumno.

6-LA IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN CONTINUA

Tanto el Profesor como el alumno deben ser conscientes en todo momento de la etapa del proceso formativo en la cual se encuentra el futuro conductor. Esto permitirá planificar nuevas tareas y reforzar las ya aprendidas. Es fundamental que los nuevos ejercicios se adapten siempre al nivel actual del alumno, y no al contrario, es decir, el programa se debe adaptar a los progresos y situación del alumno y no el alumno al programa. Si se presentan tareas demasiado sencillas, la motivación decaerá y si, por el contrario, las tareas son demasiado complejas para el nivel en que se encuentra el alumno, se favorecerá la frustración.

Las teorías del aprendizaje en la Educación Vial

Aprendizaje y Educación Vial

El proceso de aprendizaje en la educación vial

Desde hace tiempo las diferentes corrientes psicológicas han intentado explicar los procesos que intervienen durante el aprendizaje. De entre muchas se pueden nombrar las teorías conductistas, la cognoscitiva social y, la más acertada a mi parecer, las  teorías cognoscitivas.

Estas últimas teorías, las cognoscitivas, explican el aprendizaje como una serie de procesos internos en el individuo que no pueden observarse directamente, lo definen como el intento de la persona de dar sentido a su mundo. Es decir, el individuo, según su experiencia y los conocimientos que posee, transforma y elabora la información que recibe del medio.

Dentro de estas teorías destaca el modelo del procesamiento de la información que establece una analogía entre el aprendizaje y el mundo de las computadoras, es decir, la información se recibe, se procesa, se retiene temporalmente y por último se almacena.

Según este modelo, en todo proceso de aprendizaje subyacen una serie de instancias que serían:

  • La memoria a corto plazo: es la que almacena brevemente una cantidad limitada de información, durante unos 20 segundos, a no ser que se repita varias veces.
  • La memoria a largo plazo: realizada un almacenamiento permanente de los conocimientos. Cuando llega una información nueva, ésta se integra y organizada con la información que ya se posee.
  • Registro sensorial: son los receptores que reciben la información de los sentidos: vista, oído, etc. Mediante la perfección y atención.

En cada una de estas instancias se producen actividades diferentes que controlan el procesamiento de la información y afectan al proceso de aprendizaje. Algunas de estas actividades son:

  • Almacenamiento organizado: para que una información pueda retener ser durante periodos largos de tiempo es necesario que este organizada jerárquicamente, en clases y subclases según su significado. Dicha información puede ser recuperada con facilidad para ser usada en la resolución de problemas.
  • Codificación y asimilación: la información adquirida debe ser integrada y comprendida en función del material y de los esquemas cognitivos que son activados en el sujeto.
  • Selección y atención: es necesario que el individuo sepa discriminar de entre todos los estímulos que recibe del exterior, los que realmente les son útiles.

tuteorica.comPUBLICITAT AUTOBUS1

Según lo dicho, para el modelo del procesamiento de la información, es de vital importancia para el proceso de enseñanza contar con la atención de los alumnos en clase, exponer los contenidos de forma clara y organizada, facilitar que el alumno relaciones e integre la información nueva con la que ya posee y diferenciar las informaciones relevantes de las que no lo son.