¿Qué es la educación vial?

La importancia de educación vial desde la infancia.

La importancia de educación vial desde la infancia.

En el post anterior hemos definido la educación como todo proceso socializador mediante el cual la persona aprende, interioriza y hace suyos toda una serie de conocimientos, actitudes y costumbres que le van a permitir desarrollar todas sus capacidades dentro de una sociedad determinada. Es importante resaltar que educar no consiste en memorizar sino en “convencer”, la persona debe hacer suyos todos todos esos sentimientos y conocimientos, es decir, debe producirse un cambio interior a nivel conductual y emocional.

Esta definición es enteramente aplicable a la educación o formación vial, como queramos llamarla, pero circunscrita dentro de una situación más concreta que es la circulación. Esta puntualización cobra especial relevancia cuando comprendemos que, en las sociedades actuales, ninguna persona puede abstraerse del hecho vial, ya que, quiera o no quiera, forma parte de él, ya sea como conductor o como peatón. Las personas que no son conductores suelen olvidar este detalle tan importante, que no manejen un vehículo no quiere decir que estén al margen de este hecho, son una parte fundamental como usuarios de las vías públicas, y prueba de ello son las 700 muertes de peatones que se produjeron el año pasado en nuestro país.

Llegados a este punto, yo siempre me hago la misma pregunta: ¿como es posible que una persona, si no se forma como conductor o conductora, apenas reciba educación vial?. A los poderes públicos, sean del signo que sean, se les llena la boca hablando de la importancia de que nuestros menores se formen en esta materia, pero al final, en el proceso educativo, esta disciplina se introduce con calzador como “materia transversal”, hacemos un parque infantil para enseñar que el rojo significa no pasar y el verde lo contrario y ya he cumplido. Recuerdo que educar no consiste en memorizar sino en convencer.

Para terminar, me gustaría hacer una comparativa que puede resultar un poco dura, pero que ilustra a la perfección esta idea. Ante una catástrofe natural con víctimas mortales, como podría ser un terremoto, la sociedad entera, como no podría ser de otra forma, se moviliza y vuelca con los afectados para intentar paliar los daños producidos, se abren investigaciones e incluso se crean nuevas leyes para que el hecho o sus consecuencias, no vuelvan a producirse.¿Pero que ocurre con los 1500 fallecidos y 50000 afectados anualmente por los accidentes de tráfico?, sí, se hacen campañas de concienciación, se endurecen las leyes… todo esto ayuda, pero no soluciona el problema de raíz. Partiendo de la base de que más del 90% de los accidentes de tráfico podrían ser evitables, ¿no sería más efectivo darle la importancia y presencia que merece a la educación vial desde los colegios?

La epidemia global

descarga

Alfred Barrau, formador víal

El título del artículo no es gratuito. Según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) las previsiones para el año 2030 sitúan los accidentes de tráfico como la 5ª causa de muerte en el mundo, por encima del cáncer de pulmón o de estómago, incluso por encima del temido SIDA.
¿Qué puede hacerse para revertir estas previsiones? Por una parte, los diferentes gobiernos van introduciendo medidas que endurecen las malas prácticas viarias: reformas legislativas, sanciones económicas, etc. La mejora de la red viaria y la aplicación de nuevas tecnologías en la conducción también deberían ayudar a contradecir esos malos augurios.
Pero las acciones más importantes son la educación y la concienciación social. Formar a los nuevos conductores de manera segura, y reciclar a los habituales desde parámetros, ante todo, de seguridad, deben ser las bases para una sociedad que conduzca mejor.
Como formador vial, me siento partícipe del reto lanzado por nuestros gobiernos: reducir la siniestralidad año a año. Como profesor, quiero que mi alumno no sólo apruebe un examen, sino que también sea un conductor seguro y eficaz. Como persona y padre de familia, lógicamente, quiero un mundo mejor.
Vamos a llevarles la contraria a los expertos de la O.M.S.
Entre todos.
Alfred Barrau
Formador Vial
Lleida